Cinco tesoros escondidos en Hong Kong

Cinco tesoros escondidos en Hong Kong

Hong Kong es más que una Región Administrativa Especial de la República Popular de China. La influencia de los británicos, presentes en el territorio hasta 1997, se observa a primera vista: autobuses de dos pisos, carriles en sentido opuesto al español, medidas anti-tabaco, gastronomà­a sumamente variada, buen dominio del inglés y silencio en el metro, algo insólito en la siempre bulliciosa China continental.

Con una buena conexión entre sus diferentes à­nsulas, Hong Kong se expande en zonas bien diferenciadas: la isla de Hong Kong, la penà­nsula de Kowloon, los Nuevos Territorios, Lantau y otras islas periféricas. Las distancias son tan cortas que la mayor parte de la ciudad se puede visitar a pie, cruzando de la isla de Hong Kong a la penà­nsula en ferri por una módica cantidad que permite disfrutar de unas vistas únicas de ambos lados de la metropolis.

¿Qué hacer cuando ya se han visitado los lugares más emblemáticos de Hong Kong, o se prefieren evitar los mismos? Cinco pistas interesantes para ello.

10.000 budas


En Nuevos Territorios, el Templo de los 10.000 budas cuenta con dicho número de doradas estatuas que acompañarán al turista en su camino, compuesto por unos 400 escalones. El templo es espectacular, la afluencia de visitantes, escasa, y no hay que pagar entrada.

Lion Rock




Si se busca un poco de aventura, se puede practicar senderismo en la montaña de Lion Rock, situada entre Kowloon y Nuevos Territorios. Debe su nombre a la roca con forma de león que se observa desde casi todo el recorrido. Otra opción es Dragon's Back, en el sudeste de la isla de Hong Kong, con un sendero de casi nueve kilómetros.

El bar más alto del mundo


Ozone, el bar del hotel Ritz-Carlton de Hong Kong, se encuentra en el piso 118 de la torre ICC (Centro de Comercio Internacional) y está considerado el bar ubicado a mayor altura del mundo. Las vistas te dejarán boquiabierto.

Comida y más comida


Los dai pai dongs (puestos de comida callejera) están por todas partes y son una buena opción para probar la amplia oferta culinaria de Hong Kong. Tartaletas de huevo, wanton mee, arroz congee, char siu (barbacoa china), youtiao (similar a nuestros churros) y los famosos dim sum (una especie de empanadilla), entre otros.

Dà­as de playa


Las playas de Cheung Chau, a 10 kilómetros de Hong Kong, te alejan rápidamente del alboroto de Central y Kowloon. El marisco es la estrella en sus restaurantes aunque también se puede degustar la tà­pica sopa de noodles con bolas de pescado. Tai Long Wan se encuentra en la penà­nsula de Sai Kung, un pequeño pueblo pesquero donde reina el silencio.

Artículos Relacionados con Cinco tesoros escondidos en Hong Kong

loading...