El transporte en México

El transporte en México

Cómo saben los turistas experimentados, saber cómo transportarse de un lugar a otro en un destino turístico, es algo esencial para el éxito de unas vacaciones. Esta circunstancia se hace más patente en el caso de México y de quienes vacacionan en el país, ya que, en general, nuestra nación en su conjunto puede ser considerada como un enorme destino turístico, lleno de colores y cosas interesantes. De tal suerte que, tener siempre presente cuales son las formas de transporte más relevantes para transportarse en México es una vía segura, así como también, bastante aprovechable, para conocer los mejores destinos turísticos del país.

En cuanto a los vuelos internos, se sabe que se perfilan como cómodos, en especial para evitar los prolongados traslados por carretera, en un país tan grande como el nuestro. El problema es que su precio es especialmente elevado, a comparación de otros medios de transporte, como el de los autobuses de pasajeros.

La Ciudad de México, el corazón del país, por ejemplo, tiene cuatro terminales principales, con salidas a prácticamente todas las ciudades de importancia del país. Y aunque los autobuses de segunda clase son poco confortables, los autobuses de lujo son notablemente cómodos y a la par en calidad, con los servicios de transportación aérea de nuestra nación.
En cuanto a los trenes, las privatizaciones y la mejora continua en la red de carreteras, han hecho que no existan muchas opciones de viajes ferroviarios de pasajeros. Dos excepciones notables son los servicios que ofrecen el Expresso Maya, que cruza por territorio yucateco, y el de la línea Chihuahua-al-Pacífico, que transita por la zona de Barrancas del Cobre. Este último tren parte diariamente de Los Mochis y de Chihuahua. Los especialistas en turismo han calificado al recorrido ferroviario de la línea Chihuahua-al-Pacífico, como uno de los mejores y más interesantes del mundo.

Los cruceros marítimos y los transbordadores, también son otros medios de transporte disponibles para trasladarse de un sitio a otro dentro del territorio mexicano. Sin embargo, más allá de los camiones, taxis y microbuses, la vía de transporte más ágil y recomendable para utilizar en nuestro país, es el automóvil. Conducir en las autopistas de México es razonablemente seguro, aunque en metrópolis de gran tamaño como la Ciudad de México o Guadalajara, los embotellamientos sean un problema cotidiano. Por lo anterior, no hay que dejar de lado medios de transporte alternativo, como la bicicleta o la motocicleta.